Claves para usar escritorios virtuales con Windows 10

Una de las opciones menos conocidas y que seguramente más aprecien de Windows 10 los usuarios móviles es la posibilidad de crear escritorios virtuales. Se trata de una opción ideal para manejar muchas tareas y organizarlas según lo deseen dichos usuarios.

Grosso modo, se trata de una herramienta ideal para usuarios que tengan que atender a muchos y diferentes clientes, cada uno de ellos con tareas diferentes. Para atenderlos como merecen, lo mejor es crear un escritorio virtual para cada uno con todas las ventanas y herramientas que precisan.

Además, otro de los valores añadidos del uso de escritorios virtuales es cerrar aquellas ventanas que consideren molestas a la hora de trabajar. Por ejemplo, WhatsApp Web, con sus múltiples y continuas notificaciones. Una vez se active, basta con recuperar el escritorio que interese para consultarlo, sin necesidad de abrirlo desde el principio.

¿Qué ventajas tiene esta funcionalidad de Windows 10? Que las pantallas que los usuarios aparten o distribuyan no aparecerán en ningún caso. Eso sí, para activarlas sólo necesitaran pulsar encima de cada una de ellas para que estén activas.

Ahora, ¿cómo se activa dicha funcionalidad? Basta con pulsar encima del botón de escritorios virtuales, al lado del botón de inicio en la barra de tareas. En caso de que no esté activado, habrá que pulsar sobre la barra con el botón derecho y marcar la opción Mostrar botón vistas de tareas.

Después, una vez hecho clic, aparecerán los escritorios virtuales. El primero es el que se esté usando en ese mismo momento, aunque es más que posible encontrar también un segundo activado. Sólo habrá que pulsar encima de él y empezar a trabajar como si se hiciera desde cero.

Y dos cosas a tener en cuenta: se pueden abrir todas las ventanas y programas que los usuarios deseen y quieran mantener abiertos, y se pueden crear tantos escritorios virtuales como deseen los usuarios. Su gestión se realiza a través del menú. Para gestionarlos sólo habrá que pulsar el botón derecho del ratón encima del elemento deseado, lo que activará una serie de opciones. A partir de ahí, los usuarios podrán mover las ventanas a la izquierda o a la derecha.

Fuente: Movilidad Empresarial/ IDG

Deja un comentario