Apple lanza un curso para aprender a programar apps con Swift

Apple anunció el miércoles App Development with Swift, un curso gratuito de un año para que las personas aprendan a programar con el lenguaje Swift, creado por la compañía.

El curso se puede descargar desde la iBooks Store y los estudiantes podrán desarrollar habilidades laborales en desarrollo de software y tecnologías de información, dice Apple en el comunicado. El contenido ya se puede descargar desde la tienda digital de la manzana.

Asimismo, Apple dijo que este otoño el programa se impartirá en colegios comunitarios en Estados Unidos que, en conjunto, imparten clases a 500,000 alumnos. Otros centros de estudio también ofrecerán becas y acceso a talleres acerca del lenguaje de programación.

Swift es un lenguaje de programación creado por Apple y hecho de código abierto para que la comunidad de desarrolladores puedan trabajar en él y hacerle modificaciones a placer. Swift es usado para desarrollar aplicaciones para iOS y facilitar su migración a otros sistemas de Apple.

El curso es una extensión del programa K-12 de Apple para facilitar el aprendizaje de Swift. Además del curso, Apple recientemente lanzó Swift Playgrounds, un app exclusivo para el iPad en la que niños pueden aprender a programar eliminando el lado teórico y complicado del lenguaje de programación.

Fuente: C/ Net

Las funciones que todos deberían conocer de Microsoft Word

Escribir un texto es todo un arte, y una buena herramienta ofimática nos puede ayudar a lograr nuestro propósito. Un ejemplo es Microsoft Word, repleto de funciones, algunas infrautilizadas.

Aunque en la actualidad hay muchas alternativas, como Pages en Mac o Google Drive desde el navegador web, Word ha sido durante años el procesador de texto por defecto de muchos hogares y oficinas en todo el mundo.

Los más veteranos conocerán WordPerfect o Lotus Word, pero todos conocen Microsoft Word. Fácil de usar, repleto de funciones para quien quiera usarlas y disponible en la mayoría de ordenadores, el formato DOC es hoy en día un estándar.

Pero, ¿te has parado a pensar qué porcentaje de Microsoft Word utilizas realmente? ¿Conoces todas las funciones de Word? ¿Y las aprovechas?

En este artículo vamos a repasar las funciones de Microsoft Word que todos deberíamos conocer y, en caso que las necesitemos, todos deberíamos ser capaces de usarlas en nuestros documentos.

Atajos de teclado

En Microsoft Word, como en otros programas, puedes hacer una misma acción de varias maneras. Por ejemplo, dar formato al texto: desde el menú Formato, desde la barra de formato o con atajos de teclado.

Los atajos de teclado permiten realizar tareas con pulsar una combinación de teclas. Es más rápido y nos ahorra tiempo en tareas recurrentes.

Estos son los atajos de teclado imprescindibles para Microsoft Word:

  • CTRL + A Selecciona el texto de todo el documento.
  • CTRL + N Añade negrita al texto seleccionado.
  • CTRL + K Añade cursiva al texto seleccionado.
  • CTRL + S Subraya el texto seleccionado.
  • CTRL + G Guarda los cambios en el documento.
  • CTRL + P Imprime.
  • CTRL + R Cerrar un documento.
  • CTRL + X Cortar el fragmento de texto seleccionado.
  • CTRL + C Copiar el fragmento seleccionado.
  • CTRL + V Pegar el fragmento que has copiado o cortado.
  • CTRL + Z Deshacer la última acción.
  • CTRL + Y Rehacer una acción deshecha.
  • En Word para Mac los atajos son iguales pero cambiando CTRL (Control) por CMD (Comando).

Encontrar y reemplazar texto

¿Cómo? ¿Que has escrito mal un nombre y aparece en el documento más de treinta veces? Qué desastre.

Microsoft Word cuenta con función de búsqueda, eso es sabido por todos, pero no lo es tanto que en la búsqueda puedes incluir también la sustitución de la palabra encontrada por una corrección.

Desde Edición > Reemplazar puedes activar el cuadro de búsqueda y reemplazo. También con las teclas CTRL+H (CMD+H en Mac).

En el campo buscar indicas la palabra o frase a encontrar y en el campo Reemplazar con la palabra o frase que debe aparecer.

Desde ese cuadro de búsqueda puedes buscar palabra a palabra, para evitar sustituir una falsa coincidencia, o aplicar todos los cambios a la vez (reemplazar todos).

Listas numeradas o no con varios niveles

Uno de los elementos de un documento más básico pero que no solemos usar demasiado son las listas.

En Microsoft Word podemos crear listas con viñetas (un símbolo delante de cada línea) simplemente colocando un guión o un asterisco delante de la primera línea y saltar a la siguiente línea con la tecla Enter.

Si quieres que en la lista haya subniveles, solo hay que colocar el cursor al principio de la línea en cuestión y usar el tabulador las veces que quieras para crear subniveles. Con la combinación SHIFT+TAB podrás deshacer el subnivel.

Para crear listas numeradas, en vez de usar guiones o asteriscos tendrás que usar números.

Desde la barra de herramientas podrás personalizar las listas con otros símbolos y cambiar la numeración.

Tablas

Si hablamos de celdas nos viene a la cabeza Excel. Sin embargo, en Word también podemos crear tablas con texto o números. No admiten funciones tan avanzadas como Excel pero nos serán muy útiles.

Desde Insertar > Tabla puedes crear una tabla con las columnas y filas que necesites. Posteriormente podrás añadir o quitar las que te falten o sobren. Además, desde Herramientas de tabla > Diseño tienes la posibilidad de personalizar el fondo, las líneas, etc. Herramientas de tabla aparece al seleccionar la tabla con el cursor.

Las tablas son muy maleables. En Autoajuste puedes indicar que el ancho de las columnas sea fijo o se ajuste al contenido que hay dentro. También puede ajustarse al tamaño del documento.

Otra opción interesante es la de crear una tabla a partir de texto. Para ello deberás separar las columnas con tabulación y las líneas creando líneas separadas por un espacio.

Luego seleccionas el texto y en Insertar > Tabla pulsas en Convertir texto en tabla. En el cuadro que aparecerá podrás personalizar aspectos como número de columnas o filas, el autoajuste del ancho de las columnas y cómo debe separar el texto para que detecte correctamente el texto.

Gráficos

Como ocurre con las tablas, los gráficos son terreno de Excel, pero Word también admite este tipo de contenido. Es más, ambos recursos están muy ligados, ya que una buena tabla en ocasiones requiere de un gráfico como apoyo visual.

Las versiones más recientes de Word cuentan con un apartado para Gráficos. Basta con ir a Insertar > Gráfico y elegir uno de los muchos tipos de gráfico disponibles: columnas, lineales, circulares, radiales, de valores…

Una vez has elegido el tipo de gráfico, se abre una hoja de cálculo donde colocar los datos necesarios para que se genere el gráfico. Posteriormente podrás retocar el diseño.

Imágenes y contenido multimedia

Otro elemento para enriquecer un texto es la imagen. Microsoft Word admite imágenes desde hace varias versiones, y en las más recientes también audio y video, obviamente con el propósito de que el documento sea digital, no impreso.

Las imágenes han dado muchos quebraderos de cabeza, pues son fáciles de insertar pero es más complicado indicarle al texto cómo debe comportarse con la imagen.

Microsoft Word permite insertar imágenes que guardes en tu ordenador pero también imágenes de páginas web o que encuentres por internet.

Una vez insertada, puedes indicarle a Word cómo quieres que se coloque el texto entorno a la imagen. Tras seleccionar la imagen o imágenes, hay que ir a Formato > Organizar, pulsar en Alinear y luego Alinear objetos seleccionados. En ese cuadro podrás elegir la posición de la imagen respecto al texto y cómo se ajustará el texto a partir de la imagen o imágenes.

Control de cambios

Un documento de texto pasa por muchas etapas y cambios. Que levante la mano quien se ha encontrado con documentos con nombres del tipo borrador, segundo borrador, documento final, documento final final, documento a entregar, documento a entregar corregido, etc.

Microsoft Word cuenta con una función llamada Control de cambios que sirve para unir todos esos documentos en uno solo donde se refleje el documento con sus muchos cambios. Así es más fácil saber qué se ha cambiado, tanto si trabajas solo como si estás redactando un texto con varias personas.

Desde Seguimiento > Revisar puedes activar el Control de cambios. De ahora en adelante, cuando se hagan cambios, se verán resaltados con colores y tachaduras. En cualquier momento puedes personalizar cómo se verán los cambios para que no te molesten visualmente.

Fuente: América Economía

Cómo ahorrar memoria y optimizar el uso de Google Chrome


Más del 60% de gente que navega por Internet desde el escritorio lo hace con Google Chrome, según datos de StatCounter del pasado mes de marzo. Eso significa, a grandes rasgos, que dos de cada tres de los que pasan habitualmente por este sitio, lo hacen desde el famoso navegador de la gran “G”. A todos ustedes les interesará saber, si no lo saben o lo han notado ya, que Google Chrome consume bastantes recursos de nuestro ordenador. Además, si son de los que gustan de tener muchas pestañas abiertas, el navegador se convierte poco menos que en una garrapata que se alimenta de memoria RAM. ¿Qué podemos hacer para contrarrestar ese consumo desproporcionado?

Para aplicar cambios o mejoras en Google Chrome, lo primero que debemos saber es qué extensiones, pestañas o servicios están utilizando más memoria en el navegador. Y eso lo descubriremos en el administrador de tareas propio de Chrome, Para acceder a él, basta con que cliquemos en el menú principal (los tres puntos verticales de la parte superior derecha) y vayamos a “Más herramientas > Administrador de tareas”. Se abrirá una ventana emergente en la que nos aparecerá información sobre cada una de las pestañas que tenemos abiertas: descripción, memoria RAM que consumen, uso de CPU, red, e ID del proceso.

Si ahora hacemos click con el botón derecho sobre cualquiera de las tareas podremos elegir qué otro tipo de información adicional queremos conocer sobre éstas, como el tiempo de uso de la CPU, la hora de inicio o la prioridad del proceso. Así, cuando Google Chrome funcione demasiado lento, es bastante probable que alguna de las tareas esté consumiendo demasiada memoria. Bastará con que la selecciones y cliques sobre finalizar proceso.

Ahora que ya sabemos cómo desenmascarar a las tareas que más recursos consumen de nuestro ordenador, pasemos a conocer las extensiones para Google Chrome que nos ayudarán a mantenerlas a raya o, como mínimo, a organizar mejor el uso de las pestañas:

Toby: un gestor de información que, si está instalado, se “activa” cada vez que abramos una nueva pestaña. Toby permite salvar una sesión abierta, guardar sólo unas pestañas o crear grupos de pestañas personalizadas que se pueden abrir todas a la vez y con un sólo click. Dispone de un buscador integrado, por si quieres buscar una pestaña concreta y, un punto importante, permite sincronizar todas las pestañas con Google Drive. Eso significa que podremos disponer de todas las pestañas desde cualquier ordenador. La extensión es útil porque suspende las pestañas que no están en uso, por lo que el consumo de recursos es menor.

OneTab: una de las mejores extensiones para ahorrar memoria. Si tienes muchas pestañas abiertas, clica en el icono de OneTab y todas las pestañas formarán una lista. Cuando quieras acceder a ellas, podrás restaurarlas de una en una o todas a la vez. Según sus desarrolladores, ahorra hasta un 95% de memoria.

The Great Suspender: funciona de forma similar a OneTab, sólo que actúa de forma independiente. The Great Suspender se encarga de suspender las pestañas abiertas que llevan un tiempo determinado sin usarse. También permite suspender manualmente una pestaña e indicar qué pestañas no quieres que se suspendan nunca.

Tab Snooze: otra herramienta para suspender pestañas que tiene como particularidad la opción de programar que se recargue más tarde o al día siguiente una pestaña determinada.

Fuente: PC Actual

Trucos para saber si una app funcionará en Windows 10

Compatibilidad. Esa palabra que provoca más de un escalofrío al usuario cuando se trata de estrenar un nuevo equipo. La de tal aplicación o cual solución. ¿Se podrá trabajar con ella en el nuevo dispositivo equipado con Windows 10? Ese temor, que es comprensible, dicho sea de paso.

Para que eso no ocurra, lo primero es conocer las características del nuevo equipo: requisitos mínimos del dispositivo, características del software, también sus requisitos… Si el equipo cumple la mayoría de estos últimos, la compatibilidad está asegurada. En caso de que no llegue al mínimo exigido por la solución, puede que aparezcan los problemas.

Por otro lado, otra manera de conocer la compatibilidad de una aplicación con un nuevo dispositivo con Windows 10 es saber su versión: si es de 32 o 64 bits.

Y por si hacen falta más precisiones para saber si una app o programa serán compatibles con Windows 10, ahí van otros dos trucos: los permisos de administrador y las opciones de seguridad.

Mediante el primero, el usuario cuenta con acceso a ciertas funciones, como instalar programas o app en su equipo y ejecutarlos. Para eso es preciso contar con una cuenta de dichas características.

La otra, indica que la incompatibilidad puede deberse a una razón de seguridad. Para solucionarlo, basta con acudir al apartado Seguridad y mantenimiento y dentro de él, el usuario encontrará una sección llamada SmartScreen. Una vez deshabilitada ésta, Windows permitirá que programas de terceros se ejecuten o instalen en el sistema.

Trucos, en definitiva, que permitirán al usuario comprobar la compatibilidad de sus programas y aplicaciones. Una buena manera de evitar sustos con éstos a la hora de incorporar nuevas aplicaciones y programas a un nuevo equipo con Windows 10.

Fuente: Movilidad Empresarial

Cómo aprovechar Google Maps sin conexión

Google Maps es el servicio de mapas web desarrollado por Google. Este nos ofrece imágenes de satélite, mapas de calles, vistas panorámicas de calles de 360 grados (Street View), tráfico en tiempo real (Google Traffic) y planificación de rutas para viajar a pie, en carro, en bicicleta o en transporte público. Por tales razones se ha vuelto imprescindible en las vidas de muchos de nosotros y vayamos a donde vayamos nos acompaña y nos indica el camino.

Para mejorar la experiencia de uso, Google Maps también ofrece un modo ‘Sin Conexión‘. Gracias a este, si por alguna razón te quedas sin Internet será posible encontrar una ruta o un lugar en específico sin que tengas que buscar una conexión a la red. Aquí te enseñamos cómo puedes sacarle el máximo provecho a Google Maps sin conexión.

Descargar mapas

Puedes descargar los mapas de cualquier lugar, de manera que cuando llegues a otra ciudad o país puedas llegar a todos los lugares sin necesidad de utilizar datos móviles. Busca el lugar de donde quieres los mapas, selecciona el icono de los tres puntos que aparece en la parte superior derecha y escoge ‘Disponible sin conexión’. El tamaño máximo de una zona sin conexión es de 120.000 kilómetros cuadrados.

Zonas sin conexión

Una segunda manera es ir a ‘zonas sin conexión’, y mover, ampliar o reducir el área que te interesa usar sin conexión. Tendrás esa zona disponible en Google Maps offline.

‘Ok Maps’

Existe una tercera opción, y es escribir en Google ‘Ok Maps’. En ese momento activaremos la opción de descargar mapas sin necesidad de tener datos de móvil.

Poco a poco podemos ir recopilando muchos mapas gestionados en ‘Zonas sin conexión’. Recuerda que estos mapas se guardan en el teléfono sólo por 30 días. Si deseas mantenerlos a largo plazo, puedes acceder a ajustes de conexión, y pedir que se actualicen automáticamente.

Además, sólo podrás descargar rutas en auto, y no podrás visualizar trayectos alternativos o imprevistos (por ejemplo, un accidente o tráfico lento).

Una vez descargados los mapas, podrás obtener indicaciones y ver rutas detalladas como si estuvieses online.

Si queremos que nuestro Google Maps comience a funcionar Offline cuando detecte que no hay conexión, configura la opción accediendo a “Offline Areas” en el menú de Google Maps.

Fuente: Enter

Claves para usar escritorios virtuales con Windows 10

Una de las opciones menos conocidas y que seguramente más aprecien de Windows 10 los usuarios móviles es la posibilidad de crear escritorios virtuales. Se trata de una opción ideal para manejar muchas tareas y organizarlas según lo deseen dichos usuarios.

Grosso modo, se trata de una herramienta ideal para usuarios que tengan que atender a muchos y diferentes clientes, cada uno de ellos con tareas diferentes. Para atenderlos como merecen, lo mejor es crear un escritorio virtual para cada uno con todas las ventanas y herramientas que precisan.

Además, otro de los valores añadidos del uso de escritorios virtuales es cerrar aquellas ventanas que consideren molestas a la hora de trabajar. Por ejemplo, WhatsApp Web, con sus múltiples y continuas notificaciones. Una vez se active, basta con recuperar el escritorio que interese para consultarlo, sin necesidad de abrirlo desde el principio.

¿Qué ventajas tiene esta funcionalidad de Windows 10? Que las pantallas que los usuarios aparten o distribuyan no aparecerán en ningún caso. Eso sí, para activarlas sólo necesitaran pulsar encima de cada una de ellas para que estén activas.

Ahora, ¿cómo se activa dicha funcionalidad? Basta con pulsar encima del botón de escritorios virtuales, al lado del botón de inicio en la barra de tareas. En caso de que no esté activado, habrá que pulsar sobre la barra con el botón derecho y marcar la opción Mostrar botón vistas de tareas.

Después, una vez hecho clic, aparecerán los escritorios virtuales. El primero es el que se esté usando en ese mismo momento, aunque es más que posible encontrar también un segundo activado. Sólo habrá que pulsar encima de él y empezar a trabajar como si se hiciera desde cero.

Y dos cosas a tener en cuenta: se pueden abrir todas las ventanas y programas que los usuarios deseen y quieran mantener abiertos, y se pueden crear tantos escritorios virtuales como deseen los usuarios. Su gestión se realiza a través del menú. Para gestionarlos sólo habrá que pulsar el botón derecho del ratón encima del elemento deseado, lo que activará una serie de opciones. A partir de ahí, los usuarios podrán mover las ventanas a la izquierda o a la derecha.

Fuente: Movilidad Empresarial/ IDG

No quitar el plástico de la pantalla y otros errores que cometemos con un móvil nuevo

Al comprar un móvil nuevo muchos suelen repetir una serie de pasos por costumbre o manías. Manías que se repiten por desconocimiento y que se llevan a cabo pensando que es por el bien del terminal, cuando en realidad no es así.

Desde Andro4All repasan algunos errores de novato que suelen repetirse, aunque no sirven de mucho de cara a salvaguardar el móvil de futuros peligros… todo lo contrario, a veces son hasta contraproducentes:

No quitar el plástico que cubre la pantalla: muy recurrente, pensando que así la pantalla quedará protegida por más tiempo. Esto es así incluso cuando ese plástico empieza a levantarse por los laterales. Lo único que podemos conseguir es que la pantalla se raye antes ya que es más más fácil que se acumule polvo en la superficie de la pantalla.

Optar por una funda barata: las fundas baratas, muchas de silicona, suelen ser la opción de urgencia al comprar un móvil. Lo malo de este tipo de fundas es que no dejarán que tu dispositivo ‘respire’ correctamente, provocando sobrecalentamientos constantes que a la larga provocarán un desgaste rápido del terminal.

Dejar que la batería se agote por completo: basta con llevarla a un 20% y posteriormente, durante la carga, vale con que esta suba hasta el 80%. Si bien es cierto que conviene calibrar la batería, también es necesario saber que llevar constantemente la batería al mínimo puede ser contraproducente.

Instalar un antivirus y un optimizador: los antivirus suelen aconsejarse cuando hay indicios de que el móvil pueda estar infectado, aunque no es una solución que deba tenerse en el móvil de forma continuada. Por otro lado, los populares optimizadores suelen ser programas que consumen mucho rendimiento y batería para lo que realmente ofrecen, de forma que, desde Andro4All se aconseja desinstalarlos.

Errores con la cámara: más megapíxeles no significan mejores fotos, pese a que muchos se fijan en este dato a la hora de comprar un móvil por su cámara. Otro punto es la relación de aspecto: trata siempre de tenerla en 16:9.

Fuente: 20 Minutos

WhatsApp: ¿Cómo eliminar un estado?

Conoce cinco sencillos pasos para borrar tus estados antes de las 24 horas establecidas de duración de tus publicaciones.


WhatsApp se actualizó e incluyó una nueva función llamada ‘Estados’ que permite compartir fotos y videos de los mejores momentos de cada usuario.

Sin embargo, en ocasiones se comparten fotos o videos por error o que ya no queremos que estén más tiempo en la aplicación.


Te puede interesar: WhatsApp: ¿Dónde están mis contactos?


¿Cómo eliminarlos?

  1. Una vez estés en la aplicación, ubícate en la pestaña de ‘Estados’
  2. Abre tu estado
  3. Desliza el dedo hacia arriba como si fueras a ver quiénes han visto tu ‘Estado’.
  4. Da clic en el icono de basura que aparece en la parte derecha.
  5. Eliminar y listo.


Te puede interesar: WhatsApp: ¿Por qué no puedo ver quiénes han visto mi ‘Estado’?


Fuente: Colombia

Estados de Whatsapp: guía para principiantes y algunos trucos interesantes

WhatsApp anunciaba a comienzos de esta semana un importante cambio en sus ‘estados’, permitiendo a los usuarios compartir momentos de su día a día con amigos y familiares. Esta función te permite publicar una serie de fotos, vídeos y GIFs con una caducidad de 24 horas. En las fotos podrás agregar textos y emojis para darle un toque diferente a tu mensaje al estilo de Snapchat, Instagram o Facebook.

Una actualización que no ha sido muy popular en su arranque y que ha provocado quejas por la saturación de herramientas similares entre las diferentes apps más utilizadas a diario y el hecho de que WhatsApp haya hecho un cambio más propio de una red social que de una herramienta de mensajería instantánea.

Los estados de Whatspp no son algo nuevo si eres usuario habitual de Snapchat o Instagram, pero puede ocurrir que no uses ninguna de estas dos y aún no te hayas atrevido a publicar tu primer ‘estado’. Por este motivo, te ofrecemos una pequeña guía de iniciación para que conozcas los pasos a seguir y algunos ajustes sobre privacidad que podrían serte de utilidad si, por ejemplo, no quieres que determinados contactos vean tu ‘estado’.

¿Dónde están mis contactos? Lo primero que el usuario ha notado con los estados de WhatsApp es que la pestaña de contactos ha desaparecido como tal. Para acceder a ella hay que pulsar en el icono para iniciar nuevo chat. Será ahí cuando podamos ver la lista completa de contactos en WhatsApp.

¿Cómo se hace un estado de WhatsApp? Ve a la nueva pestaña ‘Estados’ (que debe aparecerte entre las de ‘Chats’ y ‘Llamadas’) y pulsa en “Mi estado – añade una actualización de estado”. Luego selecciona entre las fotos, vídeos o GIFs de tu galería o haz una nueva foto o vídeo en ese momento. Después podrás personalizar tu estado con texto, emoticonos o dibujos. Una vez hecho esto, puedes dar por finalizado tu estado y publicarlo pulsando en el botón que aparece en la parte inferior derecha de la pantalla. Existe otro botón en forma de círculo dividido en franjas que permite actualizar el estado.

Cómo saber quién lo ha visto: WhatsApp te informará de quién ha visto tu estado.

Cómo evitar que alguien vea mi estado: desde la pestaña ‘Estados’ ve a ‘Privacidad de estados’ y selecciona entre: Que todo el mundo pueda ver nuestros estados; Que todo el mundo, excepto X contactos, puedan ver nuestros estados; Que solamente X contactos puedan ver nuestros estados.

¿Se puede ver un estado sin que el contacto sepa que lo he visto? Desde Xataka Móvil explican que basta con ir a los ajustes -> cuenta -> Privacidad -> Confirmación de lectura y desactivar la pestaña (para Android). Configuración -> Cuenta -> Privacidad -> y desactivar confirmaciones de lectura (iOS).

¿Puedo silenciar los estados de un contacto? Sí. Para ello hay que ir al icono de tres puntos que aparece a la derecha de cada estado. Ahí aparecerá la opción de “Silenciar los estados de contacto” y confirmar pulsando en “Silenciar”.

Fuente: 20 Minutos