Microsoft publica una fórmula para eliminar Internet Explorer (9, 10 y 11) de Windows

ms-internet-explorerMicrosoft ha publicado en MSDN un truco para quitar Internet Explorer del sistema operativo mediante comandos, en concreto para las versiones 9, 10 y 11 del navegador. Aunque Windows dispone de un mecanismo gráfico para realizar la misma operación, no deja de ser curioso que el fabricante ofrezca esta otra alternativa, con lo beligerante que se muestra a la hora de defender su producto ante la competencia.

Microsoft Internet Explorer es un navegador que se ha ganado una gran antipatía en un amplio sector de usuarios de Windows. La versión 6 ha tenido una gran parte de culpa, aunque hay otras razones en las que no voy a entrar, porque cada uno tiene las suyas.

A pesar de todas las críticas vertidas sobre Internet Explorer, lo cierto es que en cada versión se ha ido superando hasta llegar a la entrega más actual, IE-11, que funciona realmente bien. En cuanto a su seguridad, recordad el estudio de Avecto donde se señala que el 100% de las vulnerabilidades de Internet Explorer son consecuencia de utilizar el navegador con cuentas que tienen privilegios de administración

Como mencionaba en el primer párrafo, existe la posibilidad de eliminar Internet Explorer de una forma sencilla, accediendo a Panel de control » Programas » Activar o desactivar características de Windows.

caracteristicas-windowsEs probable que algunos usuarios de Windows, sobre todo los no tecnológicos, desconozcan la existencia de esta posibilidad. El truco publicado en MSDN no es que sea más fácil, pero es una alternativa. Los pasos a realizar son los siguientes:

  • Para llevar a término la eliminación del navegador, hay que acceder al sistema usando la cuenta de administrador o una que tenga los mismos privilegios.
  • Tener la certeza de que el navegador no se esté ejecutando (cerrar las ventanas abiertas si es así).
  • Acceder a la consola de comandos. Si no tenemos a mano un acceso directo, podemos buscar desde Inicio, consignando en la caja de búsqueda cmd, y cuando aparezca lanzar la aplicación.
  • Una vez allí, hay que copiar las instrucciones facilitadas por MSD para cada versión, pegarlas en la ventana de la consola y pulsar la tecla [ENTER].

Internet Explorer 9:

FORFILES /P %WINDIR%\servicing\Packages /M Microsoft-Windows-InternetExplorer-*9.*.mum /c "cmd /c echo Uninstalling package @fname && start /w pkgmgr /up:@fname /quiet /norestart

Internet Explorer 10:

FORFILES /P %WINDIR%\servicing\Packages /M Microsoft-Windows-InternetExplorer-*10.*.mum /c "cmd /c echo Uninstalling package @fname && start /w pkgmgr /up:@fname /quiet /norestart

Internet Explorer 11:

FORFILES /P %WINDIR%\servicing\Packages /M Microsoft-Windows-InternetExplorer-*11.*.mum /c "cmd /c echo Uninstalling package @fname && start /w pkgmgr /up:@fname /quiet /norestart

  • Para que los cambios surtan efecto hay que reiniciar el equipo.

Personalmente no soy partidario de eliminar del sistema operativo un elemento que está tan arraigado, aunque se pueda. Tampoco se sabe nunca si en algún momento puede hacer falta porque aún hay páginas que están hechas por y para Internet Explorer. No obstante, para aquellos que no quieran ver ni en pintura el producto de Microsoft, medios no les falta para librarse de él.

Fuente: Genbeta

WebSapp: envía mensajes a WhatsApp desde tu navegador

Ya os hemos hablando en muchas ocasiones de WhatsApp, la aplicación que ha revolucionado la forma de comunicarse y que a día de hoy no tiene competencia.

Una de las condiciones para poder utilizar WhatsApp es la de tener asociado un número de teléfono, algo que favorece enormemente el que puedan comunicarse contigo fácilmente sin tener que estar agregando manualmente a tus contactos, pero que evita que la aplicación se expanda a otras plataformas como ordenadores, televisiones con internet, videoconsolas etc.

Hoy os presentamos WebSapp, una página web con la que podremos enviar mensajes a cualquier terminal con WhatsApp, sin tener que asociar ningún número de teléfono. Tan solo deberemos indicar el país, número de teléfono con el que queremos contactar y nuestro nombre o nick para facilitar que el receptor del mensaje nos identifique.

Actualmente WebSapp se encuentra en la versión 0.9 y permite no solo enviar mensajes, sino mantener conversaciones siempre y cuando no cerremos la ventana de nuestro navegador, sino será imposible recuperar la conversación.

Hemos probado WebSapp y debemos decir que funciona correctamente. La única pega que hemos encontrado es que en ocasiones los mensajes no llegan de forma instantánea, tardando un par de minutos en llegar. Esto se debe al colapso que producen miles de usuarios enviando mensajes a la vez y que seguro que corregirán pronto.

Estamos seguros que en futuras actualizaciones seguirán mejorando el servicio, aumentando los servidores para así incrementar la velocidad de llegada de los mensajes e incorporando nuevas funciones como la de envio de emoticonos, poder recuperar conversaciones después de cerrar la página o la creación de grupos.

Si quieres probar WebSapp pulsa aquí

CompuNoticias

Cómo quitar / deshabilitar Biografías de Facebook y obtener un perfil simplificado

Video guía preparado por ArturoGoga

¿No les agrada el aspecto de Biografías en Facebook? ¿Añoran el vistazo de perfil de antaño, donde todo era más simple? Este truco nos dará no el perfil antiguo, pero sí uno simplificado, en una columna, sin imagen de perfil, que quizás prefieran en lugar de la Biografía / Timeline actual.

SocialFixer, la extensión utilizada, no sólo trae una manera de simplificar Timeline, sino que también trae consigo muchos arreglos que vale la pena explorar con calma, como una manera de configurar Facebook más a nuestro gusto. Cabe resaltar también que estos cambios sólo los veremos nosotros (no existe una manera mágica de desaparecer Biografías por completo).

Lo primero que queremos hacer, es ir a SocialFixer.com y descargamos la versión adecuada para nuestro navegador (en el video de ejemplo de arriba, utilizo Chrome).

Una vez instalada la extensión (y reiniciado el navegador, si es que están en Firefox), vamos a Facebook. Verán que se nos presenta un cuadro de diálogo con un paso a paso. Si desean, pueden darle click a “Cancel” y desactivar directamente las opciones de Timeline manualmente, pero les recomiendo que exploren las opciones de “Recommended”, pues ayudan a mejorar Facebook.

A través de Recommended Settings, podemos activar, por ejemplo, un panel de control que nos permita marcar todas las noticias, o sólo algunas, como “leídas” y así desaparecerlas de nuestro timeline.

Podemos forzar a que Facebook nos muestre actualizaciones de manera cronológica también, algo que ha sido modificado desde hace algún tiempo (para mostrarnos sólo las de los amigos con los que más interactuamos).

Otra gran mejora de los Recommended Settings, es la separación de actualizaciones en Pestañas. En lugar de mostrarnos las actualizaciones de Juegos junto con las actualizaciones principales, aquí podemos separarlas en pestañas para que no molesten. Incluso podemos separar las actualizaciones que vienen de Twitter, si prefieren sólo ver posts hechos en Facebook.

Una vez que terminan con los Recommended Settings, o incluso si los ignoraron, verán que aparece una “llave” al lado de nuestra foto de perfil. Aquí estarán las opciones, y aquí es a donde queremos ir para desactivar opciones de la Biografía:

Dentro de las opciones, verán, en la columna izquierda, un apartado que dice “Timeline”. Le damos click aquí, y nos aseguramos de activar las últimas 4 opciones:

Cuando estas 4 opciones tengan un “check”, le damos click a “Save”, cargamos nuevamente Facebook y ¡listo! Verán que sus perfiles (y los de todas las personas que sigan), habrán perdido la foto de Portada, tendrán una sola columna, no veremos la caja de “amigos”, ni mapas de check ins. (Ojo: Puede que aparezca un recuadro en la parte superior izquierda, donde tendremos que darle nuevamente un “check” a las opciones, la próxima vez que recarguen un perfil con biografía).

Nuevamente, no se trata de una vuelta al pasado, a la era pre-Biografía, pero sí limpia bastante la interfaz en general.

Les recomiendo también que le den un vistazo al resto de opciones ofrecidas por Social Fixer, pues es una genial manera de dejar a Facebook, a nuestro gusto.

  ArturoGoga

Cómo convertir un archivo a otro formato a través del correo electrónico

No tenemos todos los programas del mundo instalados en el ordenador. A veces ocurre que un cliente, un amigo o un compañero de trabajo nos envía un documento con un formato que no nos suena, o incluso uno conocido, pero para el que en ese momento no disponemos del programa adecuado. También ocurre al descargar archivos desde las redes de intercambio de archivos. Para un solo archivo no merece la pena buscar y descargar el programa correspondiente. De ahí la importancia que tienen los servicios que hacen este trabajo, sobre todo cuando son gratuitos.

Es precisamente lo que ocurre con Zamzar. Es un servicio en línea al que se accede desde cualquier navegador, incluso aunque esté instalado en un teléfono móvil o un ordenador tableta. Tiene una primera opción que permite convertir archivos directamente desde la página web, y es muy sencillo. Sólo hay que seguir cuatro pasos. En la ventana al efecto, que está situada en la mitad inferior de la página, hay que elegir en primer lugar el archivo que se desea convertir, buscando el disco duro del ordenador. A continuación, hay que elegir el formato de conversión entre la lista que ofrecen. No se pueden hacer conversiones cruzadas.

Dicho de otra forma, no se te ocurra convertir un archivo MP3 en doc o alguna travesura semejante, porque no se puede. En tercer lugar, debes proporcionarles tu dirección de correo electrónico. Aunque encargues la conversión a través de la página web, el resultado se recibe en el correo electrónico. Por fin, tendrás que pulsar el botón de “convert”. Habitualmente es un servicio rápido, pero según el volumen de trabajo, en ocasiones puede demorarse la respuesta hasta 24 horas. En tu dirección de correo electrónico vas a recibir un enlace desde donde podrás descargar el archivo ya convertido. Para ello tendrás que hacer doble clic sobre el enlace. Estos enlaces tienen sólo una vida de 24 horas. Si estás utilizando gratis el servicio, tienes algunas limitaciones.

Sólo podrás convertir en lote hasta cinco archivos a la vez, y entre todos, no pueden sumar más de 100 megas. Quien tenga mayores necesidades de conversión, tiene algunos planes de suscripción de pago, con mayor cantidad de archivos simultáneos, mayor ancho de banda, mantenimiento de los enlaces en los discos duros del servicio durante el tiempo que dure la suscripción, y la posibilidad de almacenar archivos en la nube. Si quieres, puedes solicitar la conversión directamente por correo email. En tu cliente de correo, debes adjuntar el fichero en cuestión. Tendrás que consultar en la página qué conversiones están permitidas para que no te equivoques, y en la dirección de envío debes escribir abreviatura del nombre del formato seguido de @zamzar.com, por ejemplo, pdf@zamzar.com. A partir de ahí, el procedimiento es el mismo. En el correo, los archivos están limitados a un tamaño máximo de 1 mega. Así que este segundo sistema sólo sirve para emergencias.

Tu Experto

¿Qué hago si no escucho los videos de YouTube?

Estaba navegando tan tranquilo por Internet y cuando he ido a ver en YouTube un combate mítico de pressing catch no he sido capaz de escucharlo: el sonido de YouTube no iba.

Tras comprobar que no había ningún problema con la tarjeta de sonido, que tenía los altavoces (o auriculares) conectados y que sí que podía escuchar Spotify, he seguido una serie de sencillos pasos para arreglarlo.

En este post explicaremos qué hacer cuando YouTube  no reproduce el audio.

1. Ajusta el volumen del Reproductor de YouTube

Aunque suene un poco obvio, lo primero que tienes que hacer es comprobar que tienes activado el sonido en el propio reproductor de YouTube.

El volumen se controla desde el botón situado a la derecha del botón de Play/Pausa. Asegúrate de que no está a 0 (como en la imagen).

2.Reinicia el navegador

En mi caso, el problema se ha solucionado reiniciando el navegador. Prueba a hacerlo, ya que en ocasiones puede haber algún problema con alguna actualización y esto afecta a la reproducción de sonido en YouTube.

3. Comprueba el volumen del navegador

¿El volumen de YouTube es correcto y tras reiniciar todo sigue igual? Entonces comprueba que tienes conectados los altavoces (o auriculares) y que los volúmenes están correctamente ajustados. Para hacerlo, haz clic en el icono del altavoz en la Bandeja de Sistema y accede al Mezclador.

Comprueba que el volumen de dispositivo y el volumen del navegador que utilizas para abrir YouTube (en este caso, Firefox) no estén silenciados. De ser así, aumenta el volumen y eso seguramente solucione tu problema.

4. Actualiza Adobe Flash Player

Para reproducir vídeos de YouTube es imprescindible que tengas integrado Adobe Flash Player en tu navegador.

Aunque lo tengas instalado, es posible que dispongas de una versión obsoleta o que la actualización no se haya realizado correctamente.

Si quieres actualizar correctamente Adobe Flash Player sigue los siguientes pasos: cierra el navegador, descarga e instala la última versión de Adobe Flash Player para Firefox, Chrome u Opera o bien para Internet Explorer, dependiendo del navegador que utilices.

5. Configura los permisos

¿Todavía no has conseguido resolver el problema? Lo más probable es que entonces se trate de un problema de permisos, ya sea de tu firewall, de tu antivirus o del propio Adobe Flash Player.

Si tu firewall o tu antivirus están bloqueando el contenido Flash de terceros, deberás proceder a agregar excepciones de modo que elimines el bloqueo. El proceso varía mucho en función del antivirus que utilices.

En caso de ser un problema de permisos de Adobe Flash Player, sigue estos pasos:

¿Has podido solucionar el problema? ¿Con cuál de los pasos?

Softonic – OnSoftware Blog

Diez trucos para navegar más rápido

La época en la que hacía falta un minuto para cargar una página están lejos. Las conexiones de banda ancha han reemplazado los módems y la velocidad de navegación ha aumentado drásticamente. Quizá no tengamos aún la autopista de la información, pero una carretera asfaltada, por lo menos, sí.

Sin embargo, esta ventaja se puede echar a perder por culpa de los motivos más diversos: desde páginas web pesadas y mal programadas hasta aplicaciones poco optimizadas para tu conexión, pasando por fallos en servicios auxiliares, como las DNS.

¿También tu conexión es más lenta que de costumbre? No desesperes, hombre. Sea cual sea tu problema, te proporcionamos diez trucos para navegar más rápido. Fijo que alguno te funcionará.

 

0. Lo primero es lo primero: mide la velocidad de tu conexión

La brisa sopla más o menos fuerte, la conexión parece más o menos rápida… Todo empieza por una sensación. Sin embargo, nada mejor que una medición fiable para saber a ciencia cierta qué le pasa a tu conexión. Usa un medidor de velocidad para saber a qué ritmo bajas datos de Internet.

Te recomendamos BASpeed, JDast o uno de los numerosos tests de velocidad de conexión disponibles en Internet, como Velocimetro.org, TestdeVelocidad o el test de la asociación de internautas.

Si la velocidad es más baja de la esperada, puede haber varias causas: fallos en la central de comunicaciones de tu operadora, problemas con tu router, etcétera. Abrir una incidencia con tu operadora es solo parte de la solución. Aquí vamos a hablar de lo que está en tu mano.

 

1. Cambia tu DNS por uno más rápido (OpenDNS, Google DNS…)

Cuando escribes la dirección de una página web, el navegador contacta primero con los servidores DNS para obtener la dirección IP correspondiente a la máquina que sirve las páginas. Si por algún motivo los servidores DNS fallaran o estuviesen sometidos a mucha carga, la conexión se resentiría de inmediato.

Para evitar este problema, cambia los servidores DNS a mano o usa herramientas como DNS Jumper o DNS Benchmark, que permiten encontrar y activar los DNS más rápidos para tu línea. ¿Unos DNS fáciles de recordar? Los de Google: 8.8.8.8 y 8.8.4.4.

 

2. Comprime las páginas con Opera Turbo o fasTun

En la actualidad, una página web puede llegar a pesar un megabyte. Si tu conexión no es capaz de digerir semejante volumen de datos, ármate de paciencia… o usa un compresor web. El navegador Opera incluye uno desde la versión 10. Se llama Opera Turbo.

Opera Turbo carga las páginas a través de sus servidores, tras haber comprimido todas las imágenes y otros elementos pesados. El resultado es una carga mucho más rápida de las páginas, a costa de la calidad visual y, a veces, de la funcionalidad.

¿Y si usas otro navegador? Entonces prueba fasTun, un servicio que no solo comprime imágenes y HTML, sino que también ofrece anonimato parcial gracias a la ocultación de tu número IP.

 

3. Limpia las páginas con Proxify o modifícalas con tu navegador

La compresión es una opción potente, pero afecta la calidad de las páginas. Si quieres cargar una página sin ciertos elementos, como publicidad o scripts, hay muchos proxies anónimos que te serán de gran utilidad. El más interesante es Proxify, que garantiza velocidad y privacidad. Otro similar es The Cloak.

Puedes conseguir algo similar desactivando la carga de imágenes, animaciones y scripts en las opciones de tu navegador, o a través de extensiones como NoScript, FlashBlock o AdBlock Plus.

 

4. Hazte pasar por un teléfono móvil

Muchas páginas disponen de versiones móviles que tardan menos tiempo en cargar sin sacrificar por ello las funcionalidades básicas. Para “engañarlas” y hacerles creer que tu ordenador es un móvil, usa la extensión User-Agent Switcher (también para Chrome). Elige iPhone u otras opciones para cambiar de identidad.

Otra manera de navegar al estilo móvil es usar Google Transcoder o Mowser. Ambos servicios adaptan los sitios web para que se carguen en móviles de primera generación (para entendernos, los que navegan todavía por WAP). El resultado es… austero.

 

5. Usa un navegador en modo solo texto

En Linux y Unix, navegar desde la consola de comandos es habitual, y menos incómodo de lo que parece. Para hacer lo mismo bajo Windows, descarga Lynx o ELinks. Son navegadores en modo texto, que se manejan con el teclado y colorean las páginas para distinguir mejor cada elemento. ¿El resultado? Las páginas cargan en menos tiempo…

 

6. Optimiza los parámetros de tu conexión

Además de los aceleradores de conexión, hay herramientas que optimizan los parámetros de conexión para que esta vaya más rápido. La más destacada es SG TCP Optimizer, que “tunea” la conexión a fondo. Para optimizar en un par de clic, selecciona Optimal y presiona Apply changes.

TuneUp y Ashampoo Internet Accelerator también aplican cambios similares y de forma más intuitiva. Y si usas XP o Vista, te interesará echar un vistazo a esta lista de parches que eliminan el límite de conexiones simultaneas, una barrera que recorta el rendimiento de la conexión con algunos programas.

 

7. Cambia el número de conexiones máximas del navegador

Cada navegador soporta cierto número de conexiones. Si esta cantidad no está adaptada a la calidad de tu conexión, la velocidad de navegación se resiente. Esta guía de SG explica cómo cambiar los valores para Internet Explorer y Firefox.

Si te da pereza, que sepas que TuneUp ya optimiza estos valores sin necesidad de editarlos a mano. Para Chrome, por desgracia, no hay todavía una manera de modificar este valor.

 

8. Detén programas que usan la conexión para otras cosas

A menudo, la causa de la lentitud hay que buscarla en los demás programas, especialmente aquellos que consumen ancho de banda en silencio. Para descubrirlos, usa un visor de procesos de red. Networx y TCPView te servirán.

Una vez identificado el programa, ciérralo con el Administrador de tareas. Para ir un poco más allá, puedes mantener esos programas en marcha tras modificar la cuota de conexión que tienen asignada. ¿Cómo? Con NetBalancer.

 

9. Haz un escaneo antimalware

Los virus y programas espías se aferran a la conexión como sanguijuelas a su presa. ¡Es natural que no puedas navegar si un gusano usa tu conexión para auto-propagarse! Hazte con un antivirus y repasa memoria y disco duro en busca de aplicaciones maliciosas.

El malware que más ancho de banda utiliza es el que conecta tu ordenador a botnets, redes de ordenadores zombi. Escanea el ordenador con Trend Micro RUBotted para asegurar que tu PC no forma parte de uno de estos escuadrones de PC esclavos.

 

10. Descarga las páginas para leerlas más tarde

La conexión más rápida de todas es… ¡la del disco duro! Sí: cargar una página web sin conexión a Internet -previa descarga de todos los contenidos- es una excelente opción para quienes desean leer sus páginas favoritas sin tener que esperar. El mejor programa de la categoría es HTTrack.

Para cada “proyecto” (página a descargar), HTTrack permite definir reglas de descarga, horarios, niveles de profundidad, etcétera.

Fuente: OnSoftware Blog

Los mejores atajos de teclado para tu navegador

Los atajos de teclado (combinaciones de teclas que permiten realizar funciones en los programas) son una forma muy útil de ahorrar tiempo al trabajar con el ordenador. Y, dado que una gran parte del tiempo que pasamos frente al ordenador la empleamos en navegar por Internet, os ofrecemos una serie de atajos de teclado para el navegador.

Tanto si utilizas Internet Explorer, como si navegas con Firefox o Chrome, los siguientes atajos de teclado te ayudarán a surfear por la Red de forma más eficiente. En muchos casos coincide la combinación, pero en otros cambia en función del navegador. Los usuarios que utilicen Mac deberán cambiar Ctrl por la tecla Comando.

  • Nueva ventana: Ctrl + N (en todos los navegadores).
  • Nueva pestaña: Ctrl + T. Se cambiará la pestaña activa por la nueva. Además, puede abrirse cualquier vínculo en una nueva pestaña si se hace clic sobre él con el scroll (la ‘rueda’) del ratón o si se mantiene pulsado Ctrl mientras se selecciona. Si se quiere ir directamente a esta pestaña, hay que pulsar Ctrl + Shift.
  • Cerrar pestaña activa: Ctrl + W o Ctrl + F4. También puede cerrarse cualquier pestaña si se hace clic con el scroll sobre la misma.
  • Volver a abrir una pestaña: Ctrl + Shift + T. Se abre una pestaña recientemente cerrada. Se puede utilizar varias veces, no sólo con la última. En los tres navegadores se cambiará la pestaña activa por la abierta.
  • Navegar entre pestañas: Ctrl + Tabulador para avanzar y Ctrl + Shift + Tabulador para retroceder. Si se quiere ir a la primera, Ctrl + 1, mientras que Ctrl + 9 llevará a la última. El resto de números (a excepción del 0) se pueden utilizar para ir a las pestañas que ocupen la posición correspondiente (hasta nueve).
  • Buscar en la página: Ctrl + F. Esta combinación abrirá una caja de texto en la que se introduce el término a buscar. Al presionar Enter iremos de uno a otro. En Internet Explorer y Chrome, además, se resaltarán todas las coincidencias en la página.
  • Añadir a Marcadores/Favoritos: Ctrl + D. Para agregar todas las pestañas abiertas, por otro lado, hay que utilizar Ctrl + Shift + D.
  • Ir a la barra de direcciones: Ctrl + L o Alt + D. Al ejecutar este atajo, se seleccionará automáticamente toda la URL, por lo que se puede copiar utilizando el comando Ctrl + C o cortar mediante Ctrl + X.
  • Ir a la barra de búsqueda: Ctrl + K. Sólo disponible en Firefox. En Explorer, este atajo abre una nueva pestaña con la página de inicio. En Chrome, cuya barra de dirección también sirve para buscar en Google, activa la búsqueda, con lo que se borra la URL.
  • Cambiar el tamaño del texto: Ctrl + + para aumentarlo y Ctrl + - para disminuirlo. Ctrl + 0 restaura el tamaño original del texto.
  • Abrir descargas: Ctrl + J. En Firefox y Explorer abre los gestores de descarga, mientras que en Chrome abre una nueva pestaña con el gestor de descargas de este navegador.
  • Ir a la página de inicio: Alt + Inicio. En Explorer también se puede utilizar Ctrl + K para abrir una nueva pestaña con la página de inicio.
  • Ver el código fuente de la página actual: Ctrl + U. Sólo en Firefox y Chrome (en este navegador se abre en una nueva pestaña). En Explorer puede hacerse haciendo clic con el botón derecho del ratón y seleccionando la opción.

Fuente: TICBeat

Comprueba gratis si una web es peligrosa

Algunas veces entramos en webs que no conocemos previamente, por lo que estamos expuestos a que tengan código malicioso que puede hacer que nuestro equipo quede infectado por malware. Utilizando AVG LinkScanner 2011 podrás saber si el sitio es seguro con anterioridad, dado que comprueba la web en diversas bases de datos.


Una vez que lo has instalado en tu equipo y que has reiniciado tu navegador, cuando realices una búsqueda en Internet, al lado de cada resultado, se añadirá un icono que indica el nivel de confianza del sitio web al que accederás si pulsas sobre el enlace. Si mantienes el cursor sobre el icono, aparecerá información adicional sobre dicho enlace. Si el icono es verde (se trata de un enlace seguro), si es rojo (estamos ante un enlace peligroso) o naranja (es un enlace potencialmente peligroso).

Ahora bien, es necesario que actualices la base de datos de la aplicación cada cierto tiempo, para ello, pulsa el botón Inicio/Todos los programas/AVG 2011/Interfaz de usuario de AVG. En la ventana que aparecerá, pulsa en la opción Herramientas/Actualizar y se iniciará el proceso automáticamente.

Si en esa misma ventana seleccionas la opción llamada Historial, podrás acceder a otras dos, Sitios web bloqueados y Ataque de vulnerabilidad evitados, en ambas secciones, encontrarás historiales que te informan sobre los peligros que has evitado gracias a esta aplicación.

Fuente: PC Actual